Instituto Nacional de Donación y Trasplante
de Células, Tejidos y Órganos

Hospital de Clínicas "Dr. Manuel Quintela"
Av. Italia s/n 4to. Piso Ala Este- Montevideo 11600
Ministerio de Salud Pública - República Oriental del Uruguay
Por información:
0800-1835
contacto@indt.edu.uy
Tel.: +(598) 2487-9111*
Fax: +(598) 2487-7472
Enlaces Importantes
  • AUGM
  • MSP
  • UdelaR
  • Escuela de Graduados
  • Fondo Nacional de Recursos
Enlaces Sociales

Religiones y la donación de órganos

 

Catolica

Discurso del Papa a la Comunidad Científica
en el XVIII Congreso
Mundial de Trasplantes

Roma Agosto 2000

“..Yo expreso la esperanza que, gracias al trabajo de tantas personas generosas y muy especializadas, la investigación científica y tecnológica en el campo de trasplantes continuará progresando, y se extienda a la experimentación con nuevas terapias que pueden reemplazar el órgano a trasplantar, como recientes desarrollos en prótesis parecen prometer. En todo caso, siempre deben evitarse métodos que no respeten la dignidad y valor de la persona. Yo estoy pensando en particular en esfuerzos a duplicar humanos en virtud de obtener los trasplantes de órganos: estas técnicas, en la medida que involucran la manipulación y destrucción de embriones humanos, no es moralmente aceptable, incluso cuando la meta propuesto fuera buena en sí misma. La ciencia formularía otras formas de intervención terapéutica que no involucraría duplicando o el uso de células embrionarias, sino haría el uso de células del tallo tomado de los adultos. Ésta es la dirección que los investigadores deben de seguir si desean respetar la dignidad de cada uno y cada ser humano, incluso en la fase embrionaria. Dirigiéndose estos problemas variados, la contribución de filósofos y teólogos es importante. Sus reflexiones cuidadosas y competentes en los problemas éticos asociados con la terapia del trasplante pueden ayudar a clarificar el criterio para evaluar qué tipos de trasplantes son moralmente aceptables y bajo qué condiciones, sobre todo con respecto a la protección de la identidad personal de cada individuo. Yo estoy seguro que los líderes sociales, políticos y educativos renovarán su compromiso a crear una cultura genuina de generosidad y solidaridad. Hay una necesidad interior en los corazones de las personas, sobre todo en los del joven, una apreciación genuina y profunda de la necesidad del amor fraternal, un amor que puede encontrar la expresión en la decisión de volverse un donador de órganos. El Señor pueda sostener cada uno de ustedes en su trabajo, y lo guíe en el servicio del progreso humano auténtico. Yo acompaño este deseo, mi Bendición.”

Judía

Si hay una religión que se haya conservado a través de los tiempos contra viento y marea, en el exilio y en secreto, esa es la judía. Fundada por el patriarca Abraham, se transmitió de generación al pueblo hebreo, "el pueblo elegido", hasta nuestros días. Hoy existe un estado de Israel al que judíos del mundo entero acudieron a partir de 1948. Perseguidos históricamente por muchas naciones, los hebreos se refugiaron en realidad en todos los países del mundo, conservando como vínculo de unión su fe mosaica. Se rigen por un calendario lunar, respetan el sábado como día sagrado y comen solo alimentos supervisados por sus rabinos. Aún así, su fe implica mucho más que la puesta en práctica de ceremonias y preceptos más o menos rigurosos.

El Rabino Pinjas Brener escribe sobre trasplantes. En este texto reproducimos parte del artículo que, bajo el título de "Trasplante", ha visto la luz en la revista KEHILA, dirigida a la comunidad judía española. Firmado por el Rabino Pinjas Brener, su texto aporta el porqué, el cuándo y el cómo de la postura favorable al trasplante del judaísmo:

“(...)Es indudable que cuando se dona un órgano a un enfermo, se está haciendo "jésed", que quiere decir "un acto de justicia y misericordia". El trasplante de corazón presenta varias dificultades adicionales. Por ejemplo, se alega que en ocasiones se extirpa el corazón de un paciente cuando el órgano aún está latiendo. Tradicionalmente, existen dos parámetros para determinar si una persona sigue con vida: si su corazón late y si está respirando(...)(numerosos rabinos requieren en la actualidad, además de las condiciones citadas, también la muerte cerebral del individuo). Cuando existe "jole lefaneinu","un enfermo presente", que pueda beneficiarse(se puede aportar a su cura) gracias a la autopsia de alguien con una enfermedad similar, optamos por permitir este "post morten". La idea básica es que para salvar una vida específica, pueden obviarse la gran mayoría de las "mitzvot", porque el propósito fundamental de la "halajá", es la promoción y el bienestar de la vida humana(...) A pesar de que numerosas personas que padecen de insuficiencia renal y, por lo tanto, pueden beneficiarse de un proceso de diálisis, la gran mayoría de los eruditos permiten el trasplante de un riñón. Esta decisión se basa en el hecho de que el trasplante ofrece un pronóstico más favorable que la constante utilización de la diálisis. Un razonamiento similar es aplicable al trasplante de hígado.”

Anglicana

El Anglicanismo es la religión mayoritaria en Inglaterra. Basada en los principios del catolicismo y el calvinismo, posee rasgos particulares, vinculados a la historia del país que la vio nacer en el siglo XVI. Fue fundada por el rey Enrique VIII y, desde entonces, todos los reyes de Inglaterra sucesivos han sido cabezas de la Iglesia Anglicana. Ahora bien, en este artículo trataremos de profundizar, no sobre sus aspectos doctrinales, sino sobre su postura ante la donación de órganos.

A juicio del Señor Henry Scriven, Capellan de la Iglesia Anglicana de St. George, en Madrid, su postura ante la donación no difiere en lo esencial de la mantenida por la Iglesia de Roma. La Comisión de Responsabilidad Social del Sínodo General de Inglaterra, organismo dedicado a la redacción de documentos sobre problemáticas modernas para el debate en la Iglesia Anglicana no se ha declarado nunca a favor o en contra de la donación. Aún así, Henry Scriven declara: "No hay documentos oficiales al respecto, pero creo que estamos de acuerdo en este punto con la Iglesia Romana". Esto es tanto como decir que moralmente se entiende como un acto de generosidad y amor al prójimo, dado que San Pablo habla del principio del amor a los demás a través de la entrega de uno mismo y la caridad, en el Capítulo 13 de su 1era Carta a los Corintios. Y desde luego, teniendo en cuenta que el mismo Jesucristo tuvo compasión, se preocupó de la salud corporal, espiritual y emocional de sus contemporáneos. "La palabra salvación que tantas veces se menciona en las Sagradas Escrituras -añade Scriven- tiene mucho que ver con el término sanación".

El Capellán Scriven, además, no distingue entre donación a un familiar y donación a un desconocido, considerando que en ambos casos le mueve al donante la intención de salvar una vida. Eso sí, no ve quién sino los parientes del difunto al que deben extraerse los órganos pueda decidir a la postre sobre la conveniencia o no de hacerlo, por más que, a veces, así se corra de riesgo de no respetar la voluntad del fallecido. "Creo que éticamente resulta aceptable que los familiares decidan sobre este particular, aún tomando en consideración que pudieran no estar del todo informados sobre la voluntad de donar sus órganos expresada por el finado".

Buscar

 

Acceso a la información pública. Cumplimiento con la Ley 18.381.

Informacion Institucional
 
  • QUIERO SER DONANTE
  • SINDOME
  • INDT - Diplomaturas
  • SPN
  • OMS